El jefe de la sección de Guardería y Prevención de Incendios reclama, en una charla del Foro Mijares, más coordinación entre administraciones.

«El trabajo de prevención y extinción de los incendios en Asturias carece de los recursos humanos y económicos necesarios para ser del todo eficaz». Esta fue una de las afirmaciones que realizó ayer Alejandro López Valverde, jefe de la sección de Guardería y Prevención de Incendios del Principado durante una charla celebrada dentro del Foro Mijares en Oviedo.

Valverde repasó la labor que se desarrolla desde su departamento y puso el foco en las necesidades más urgentes. «La estructura de la Administración necesita incorporar gente, especialmente de la Escuela Agrícola de Mieres; gente preparada que nos permita desarrollar los instrumentos de planificación que ahora no podemos elaborar por falta de tiempo», defendió. Puso como ejemplo un plan que se desarrolló en Castilla y León a través del cual se identificaron las 42 zonas más afectadas por los incendios y se crearon unos grupos de intervención para aplicar proyectos centrados en concienciar a los vecinos de la importancia de la prevención. Un informe en el que también recogieron las necesidades que manifestaban.

«Por un lado tenemos las legislaturas tan cortas que no favorecen los planes a largo plazo y, por otro, nos falta coordinación entre organismos, así como unos presupuestos suficientes», se lamentó López. Entre las labores que se sí se están realizando destacó las de prevención y vigilancia a través de la guardería, tanto las aéreas como las terrestres. «Realizamos limpiezas cíclicas de las líneas eléctricas cada dos o tres años, esto es importante porque si se acumula maleza alrededor es fácil que con alguna chispa por una tormenta se desencadene un desastre, como ya pasó hace unos años», recordó.

«El incendio tipo en la región está causado por actividades humanas», dice Alejandro López

Control de vertederos

El control de vertederos y la gestión de las ayudas contra incendios que se dan a los ayuntamientos son otra de las líneas de trabajo que asumen desde la sección de Guardería y Prevención de Incendios.

«Desde hace algún tiempo calculamos el índice de riesgo por cada concejo, en este caso utilizamos el canadiense que es un procedimiento que tiene en cuenta los factores climáticos, el estado de la vegetación, el índice de propagación y los datos meteorológicos. Esto da como resultado una cifra que luego traducimos a una escala de 1 a 5. Para este fin de semana por ejemplo esperamos tener un índice 4, que es muy alto», detalló Alejandro López.

También realizó una radiografía del incendio tipo en Asturias: «Es por causa de actividades humanas, quema unas diez hectáreas de terreno comunal y es más habitual en el oriente de la comunidad, en los concejos de Piloña, Llanes y en la zona de Onís. En los últimos años se dan con menos frecuencia pero con más intencionalidad», detalló el jefe de la sección de Guardería y Prevención de Incendios.

Fuente: El Comercio