Aldeas en las que se pueda vivir y desarrollar productos que tengan acceso a mercados mundiales, donde la actividad vaya más allá de la ganadería, con iniciativas vinculadas al agroturismo o al Camino de Santiago. A grandes rasgos, así debe ser el medio rural de Asturias en el futuro, o no será. Al menos es el planteamiento de Jesús Arango -quien fuera consejero de Agricultura de 1982 a 1987- realizó ayer en el Seminario Gerardo Turiel. Pero para que así sea hay que «repensar Asturias» ya que el modelo «no funciona», señaló. «Si queremos cambiar la visión y hablar de una Asturias más o menos equilibrada hay que cambiar los presupuestos y repensar muchas cosas», apuntó. En este sentido apostó por otra distribución de los recursos económicos. Asimismo, planteó reducir «la selva legislativa» para incentivar la actividad en la zona rural.

Fuente: El Comercio