Avelino Acero asegura «sentir envidia de cómo se moviliza la sociedad civil en otras partes de España por la alta velocidad»

Avelino Acero, quien fuera durante años director general de la constructora FCC y actual vicepresidente del Foro Jovellanos, ofreció ayer una conferencia sobre la situación del tren de alta velocidad y las cercanías en Asturias. El ingeniero de Caminos, que participó en Oviedo en un foro organizado por Mijares Abogados, reconoció como asturiano sentir «envidia de ver cómo la sociedad civil se moviliza en otras partes de España por conseguir la alta velocidad». El conferenciante trazó comparaciones con el caso del Corredor Mediterráneo. «Allí está movilizada la sociedad civil empezando por los empresarios catalanes, valencianos, murcianos y andaluces y son capaces reunir a más de dos mil personas en Madrid en el Ifema para reclamar el ancho de vía internacional para un corredor de 1.200 kilómetros», destacó el conferenciante.

En contraste con la situación del Corredor Mediterráneo, lamentó que «nosotros los asturianos somos mucho más modestos, queremos el ancho internacional de 70 kilómetros entre León y Pola de Lena, nos ponen pegas completamente y, por supuesto, la sociedad civil y los empresarios están silentes». De hecho, remarcó que «en Asturias creo escuchar más voces pidiendo quedarnos en el siglo XIX que pasar al XXI».

Acero opinó que «el ‘tercer hilo’ para uno de los túneles de la variante es una buena solución», si bien pidió que sea «pasajera y que en el menor plazo posible se haga un programa que conduzca a la transformación total de la red en ancho europeo». Para el exdirector general de FCC poner vía de ancho internacional en la variante de Pajares tiene una importancia estratégica por varios motivos. «El primero de todos, porque en Asturias no queremos ser diferentes a los demás, queremos ser como los demás», subrayó. «Es interesante también para que las mercancías puedan llegar y salir de Asturias en unos tiempos mejores, para que podamos con nuestros trenes salir a Europa».

«Una infraestructura como la del túnel del metrotrén hay que ponerla en servicio» «En Asturias escucho más voces pidiendo quedarnos en el siglo XIX que pasar al XXI»

Respecto al reciente anuncio del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, de la llegada de un tren de alta velocidad a Asturias para finales de 2020, hizo su propia valoración. «Nos dice que para esa fecha, Oviedo y Madrid (446 kilómetros) quedarán unidos por ferrocarril en un tiempo de 2 horas y 56 minutos. No me parece un gran tiempo, pero no voy a entrar en comparaciones con otros trayectos para no alimentar esas depresiones a las que somos tan aficionados aquí», comentó. «De acuerdo con lo adelantado por el ministro, la velocidad media obtenida es de 152 kilómetros hora. Si estamos hablando de tren de alta velocidad, esta velocidad es la de un tren convencional actual -moderno, eso sí-, pero de alta velocidad no debemos hablar para no confundir a nadie», remarcó.

«No debería ser muy complicado mejorar este tiempo si actuáramos en León-La Robla y terminásemos León-Valladolid. Dicho esto, yo no discutiría mucho estos tiempos si se concretan unos plazos razonables para la transformación de toda la red al ancho europeo», señaló. «En ese momento, y ya con toda la superestructura acabada, Madrid y Oviedo podrían quedar en el entorno de las dos horas y veinte minutitos. Y Gijón en las dos y media», apostilló.

Bombeo del agua del túnel

Respecto al metrotrén de Gijón, Acero afirmó que «no se entiende tener una infraestructura así construida y no ponerla en servicio». Para el vicepresidente del Foro Jovellanos no puede servir de excusa que la galería subterránea se encuentre anegada por falta de mantenimiento para no actuar en ella. «Habrá que hacer una estación de bombeo, sacar el agua y después poner la superestructura ferroviaria si es posible con una inversión que no sea demasiado costosa», defendió el técnico, al tiempo que recordó lo sucedido con el tren suburbano de Madrid.

Explicó que la capital de España «pasó en tres legislaturas de una red de metro de 100 kilómetros y 100 estaciones a una red de metro de 300 kilómetros y más de 300 estaciones. Es impresionante y esto se ha hecho en España porque había la decisión política de hacerlo y también había dinero», concluyó.

Fuente: El Comercio