El ingeniero aboga por una alianza entre las administraciones de la región para mejorar los servicios a los ciudadanos.

Xabiel García, ingeniero informático y profesor de la Universidad de Oviedo, participó ayer en el Seminario Jurídico Gerardo Turiel, organizado por el despacho Mijares Abogados, donde habló del ‘Presente y futuro de las infraestructuras de las telecomunicaciones en el Principado‘. García puso al campo asturiano como un posible beneficiado de la revolución tecnológica que está teniendo lugar en el mundo de la informática.

Vaticina que «la revolución va a estar en los servicios. La infraestructura que tenemos es tan buena que solo se necesitarán pequeños retoques». Se verán beneficiados la industria, los transportes, las ciudades e, incluso, la agricultura. Sobre este último aspecto, Xabiel García indicó que «es muy interesante en el contexto asturiano». Apunta que «en el futuro se podrá hacer una recogida selectiva de los productos, en su momento justo, maximizando su valor. Será una oportunidad para Asturias, como por ejemplo en las plantaciones de kiwis. Esa personalización se adapta muy bien al tipo de agricultura que tenemos».

«La personalización de la informática se adapta muy bien al tipo de agricultura que tenemos» Xabiel García Pañeda, Ingeniero y profesor

En la región ya hay muchas cosas que tecnológicamente se hacen bien. Este ingeniero informático hizo referencia a los servicios locales, los que ofrecen al ciudadano las administraciones públicas: «El pionero fue el Ayuntamiento de Gijón, con su tarjeta ciudadana. Luego, el Principado está más atrás, al igual que el resto de ayuntamientos. Por eso, una alianza entre las administraciones sería muy positiva para Asturias, pero también haría falta inversión por parte de la Administración».

La región tiene una buena infraestructura. En su opinión, «a nivel de red cableada, Asturias está muy bien, porque se consiguió que apareciera un operador de cable que hiciera la competencia al operador dominante». Tal es así que hay cobertura 3G en casi toda la región, «menos en las zonas muy montañosas y en los parques», explica. Y es que para desarrollar estas tecnologías se tienen en cuenta aspectos como «la protección de las abejas ante la contaminación electromagnética».

Fuente: El comercio