¿RETRASOS EN ABONO DE SALARIO? ¿QUÉ HACER? ¿FOGASA?

En Mijares Abogados conocemos muy bien este tipo de problemática, así disponemos de abogados laboralistas expertos en la materia para poder asesorarles al respecto.

En momentos de dificultad empresarial, pandemia o crisis económica generalizada, es habitual realizar todo tipo de ajustes, decisiones difíciles, cuyas consecuencias no las sufre únicamente el empresario, sino también y en mayor medida los trabajadores.

Cada caso es diferente, y deberá estudiarse con cautela. No obstante, recordar que el plazo de prescripción de cantidades (salarios y otras percepciones económicas) es de un año, tal como indica el artículo 59.1 del Estatuto de los trabajadores, y de cuatro años respecto de las cotizaciones no abonadas a la Tesorería General de la Seguridad Social a favor del trabajador tal como dispone el artículo 24.1 de la Ley General de la Seguridad Social.

El primer paso siempre es intentar alcanzar un compromiso de pago expreso con el empleador, por las cantidades efectivamente adeudadas. Si no fuere posible, es recomendable acudir a un abogado laboralista a fin de examinar las nóminas adeudadas y los cálculos, e interponer una papeleta de conciliación, a fin de interrumpir la prescripción de las cantidades. Esta bien con el fin de reclamar la cantidad, o en caso extremo de acumular tres mensualidades consecutivas o un retraso persistente en el pago solicitando la extinción indemnizada del contrato al amparo de lo dispuesto en el artículo 50 del Estatuto de los trabajadores.

En casos de que la empresa haya cerrado de facto, exista un grave peligro para los trabajadores por acudir a su puesto de trabajo, podrá solicitarse de inmediato y de manera cautelar la suspensión de la obligación de prestar servicio, en tanto no se resuelva bien la causa que motive el peligro o bien hasta dictar sentencia respecto la reclamación de cantidad y resolución del contrato.

¿Qué sucede si condenada la empresa, esta desaparece y no abona cantidad alguna?

En este caso, se podrá instar la ejecución de una eventual sentencia que condene a la empresa al abono, procediendo a la averiguación patrimonial (es decir, a rastrear bienes y cuentas bancarias) a fin de embargar lo que proceda.
En el caso de que resulte imposible satisfacer el crédito del trabajador, podrá decretarse provisionalmente la insolvencia de la empresa, instando a acudir al FOGASA.

¿Qué es el Fogasa?

El Fondo de Garantía Salarial es un organismo público, cuya función principal de abono a los trabajadores de créditos por salarios o indemnizaciones cuando la empresa es declarada en concurso o en situación de insolvencia.

Debe realizarse una solicitud acreditando la fuente que da lugar a las cantidades adeudadas, y este abonará con una serie de límites.

Cada caso es diferente, y deberá ser estudiado en concreto.

Para mayor información, detalle, y asesoramiento en el caso concreto quedamos a su disposición en nuestros despachos, e-mail, y en nuestras #rrss.

Contacte con nosotros y solicite su consulta en info@mijaresabogados.es o en el 985 213 722.