¿TELETRABAJO, Y QUIEN PAGA LOS MEDIOS?

En Mijares Abogados conocemos muy bien este tipo de problemática, así disponemos de abogados laboralistas expertos en la materia para poder asesorarles al respecto.

Se entiende que existe teletrabajo cuando al menos se realice a distancia el treinta por ciento de la jornada, o el porcentaje equivalente de la duración del contrato, siempre que se realice en mayor medida por medios telemáticos, de acuerdo a lo previsto por el Real Decreto Ley 28/2020, de trabajo a distancia.

Recordar que un trabajador que preste servicios en esta modalidad no posee un privilegio, y dispone de los mismos derechos que los empleados que acudan al centro de trabajo.

Esta modalidad puede solicitarla cualquier persona por cuenta ajena que, por la naturaleza de la prestación fuere posible, y que sólo se producirá por acuerdo expreso con la empresa, que deberá como mínimo tratar las siguientes cuestiones:

  1. a) Inventario de los medios, equipos y herramientas que exige el desarrollo del trabajo a distancia concertado, incluidos los consumibles y los elementos muebles, así como de la vida útil o periodo máximo para la renovación de estos.
  2. b) Enumeración de los gastos que pudiera tener la persona trabajadora por el hecho de prestar servicios a distancia, así como forma de cuantificación de la compensación que obligatoriamente debe abonar la empresa y momento y forma para realizar la misma, que se corresponderá, de existir, con la previsión recogida en el convenio o acuerdo colectivo de aplicación.
  3. c) Horario de trabajo de la persona trabajadora y dentro de él, en su caso, reglas de disponibilidad.
  4. d) Porcentaje y distribución entre trabajo presencial y trabajo a distancia, en su caso.
  5. e) Centro de trabajo de la empresa al que queda adscrita la persona trabajadora a distancia y donde, en su caso, desarrollará la parte de la jornada de trabajo presencial.
  6. f) Lugar de trabajo a distancia elegido por la persona trabajadora para el desarrollo del trabajo a distancia.
  7. g) Duración de plazos de preaviso para el ejercicio de las situaciones de reversibilidad, en su caso.
  8. h) Medios de control empresarial de la actividad.
  9. i) Procedimiento a seguir en el caso de producirse dificultades técnicas que impidan el normal desarrollo del trabajo a distancia.
  10. j) Instrucciones dictadas por la empresa, con la participación de la representación legal de las personas trabajadoras, en materia de protección de datos, específicamente aplicables en el trabajo a distancia.
  11. k) Instrucciones dictadas por la empresa, previa información a la representación legal de las personas trabajadoras, sobre seguridad de la información, específicamente aplicables en el trabajo a distancia.
  12. l) Duración del acuerdo de trabajo a distancia.

No obstante, el disponer de teletrabajo no es garantía de no acudir al centro de trabajo, o de garantizarse la falta de presencialidad en el mismo para siempre, puesto que incluso por convenio colectivo puede regularse los supuestos en que pueda extinguirse el teletrabajo.

Una cuestión muy conflictiva se trata de la dotación de medios, así como de la compensación de gastos, que los relativos a equipos y derivados de estos deben ser siempre sufragados o compensado por la empresa, salvo lo dispuesto en convenio colectivo.

Si usted se encuentra en una situación de incertidumbre respecto a lo que puede reclamar o no a su empresa, con relación a cuestiones derivadas del teletrabajo, no dude en consultarnos.

Cada caso es diferente, y deberá ser estudiado en concreto.

Para mayor información, detalle, y asesoramiento en el caso concreto quedamos a su disposición en nuestros despachos, e-mail, y en nuestras #rrss.

Contacte con nosotros y solicite su consulta en info@mijaresabogados.es o en el 985 213 722.