Desde Mijares Abogados, nuestro experto civilista Pelayo Fernández-Mijares, ha impugnado el recurso de apelación interpuesto frente a la Sentencia que declaró la vulneración del derecho al honor de D. Agustín Iglesias Caunedo, cosechando un nuevo éxito en la Audiencia Provincial de Oviedo, en materia de derecho al honor.

La Audiencia Provincial desestima el recurso de apelación interpuesto y confirma la sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Oviedo que condena a Ana Taboada y SOMOS OVIEDO por haber llevado a cabo una intromisión ilegítima en el Derecho al Honor de D. Agustín Iglesias Caunedo.

Los demandados dieron un paso más en la critica que carecía de apoyo en informaciones aparecidas en los medios de comunicación, imputando al Sr. Iglesias Caunedo una actuación grave e ilegítima que notoriamente atenta a su honor, en concreto, una actividad ilícita que no reúne el requisitos de veracidad ni estaba contrastada, y que objetivamente considerada, al margen del proceso de contienda política en que se efectuó, afecta negativamente a su honor, desacreditándolo públicamente.

Para criticar la gestión de un partido adversario no puede ser admisible todo y más concretamente la realización de imputaciones que, como es el caso, es claro que objetivamente suponen una intromisión ilegítima en el honor de una persona que ni siquiera participaba en tal proceso electoral, y por ello eran del todo innecesarias para exponer las ideas y opiniones que pudieran tener los demandados sobre la gestión de sus adversarios políticos.

En el presente caso, la grave imputación se hizo reflexivamente y por escrito que se destina a su publicación, en un caso manteniéndose en el tiempo en la red social de ambos demandados y, en términos prácticamente literales, se reiteran en debate que la codemandada mantuvo con motivo de la contienda electoral, en el que no participaba el actor, ni tampoco era candidato, lo que permite inferir su reflexión y asunción consciente de su gravedad, circunstancias ambas que acaban proporcionando a la imputación un matiz claramente desproporcionado (al tener como clara finalidad la crítica política con claro ánimo de descredito, no una finalidad informativa o de simple comunicación pública de datos objetivos susceptibles de contraste.

En definitiva se estima que en este caso la actividad que se le imputa al actor y en que se funda la intromisión es claramente ultrajante y ofensiva, no encuentra sustento en las informaciones aparecidas en medios de comunicación años antes, y además las manifestaciones en relación a la misma, han de reputarse claramente innecesarias para criticar legítimamente la gestión de un partido opositor pues parece evidente que ello no puede justificar la imputación de hechos delictivos, no contrastados, a una persona que como el actor no participaba siquiera en la contienda electoral, ni por ello era oponente de los demandados en tales elecciones. Debiendo por ello prevalecer en este caso la protección de su derecho al honor, frente a las imputaciones claramente ultrajantes y ofensivas dado que el artículo 20.1 a) CE no reconoce un pretendido derecho al insulto.

Para mayor información sobre cuestiones del derecho al honor, y asesoramiento en su caso concreto quedamos a su disposición en nuestros despachos, e-mail, y en nuestras #rrss.

Contacte con nosotros y solicite su consulta en info@mijaresabogados.es o en el 985 213 722.